Volvemos a la India

No hace falta que diga que la India no me sentó demasiado bien. Y no me refiero al malestar físico al que me arrastró, con fiebres, náuseas, pesadillas, un asco infinito a todo, incluso a lo que no era comida, una potera crónica y una desesperación extrema que me convirtieron en una piltrafa humana, llorando … Sigue leyendo Volvemos a la India